Última hora ambiental

Celebremos juntos el valor de los océanos

el valor de los océanos

El 8 de junio se celebra el Día de los Océanos, una jornada para reivindicar la importancia de estos ecosistemas. Para que las alumnas y los alumnos entiendan por qué es fundamental cuidar esta parte de nuestro planeta tienen que conocer las maravillas que habitan en los océanos y su función en el medioambiente. Francisco Torner, experto oceanógrafo del Oceanogràfic de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, desvela algunos de sus más sorprendentes secretos.

“Revitalización: Acción colectiva por el Océano” es el lema elegido para celebrar este año el Día Mundial de los Océanos, un año enmarcado en el Decenio de Ciencias Oceánicas de la ONU en el que se celebra también la Conferencia de los Océanos. El objetivo es hacer causa común para defender la biodiversidad y la fuente de vida para todos los seres del planeta que supone el océano. Además, esta función ayuda en la lucha contra el calentamiento global.

En nuestro país existen muchas instituciones dedicadas a divulgar la riqueza y la importancia de cuidar de nuestros mares, pero pocas del calibre del Oceanogràfic de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. En ella trabaja desde 2004 Francisco Torner, experto oceanógrafo que lleva más de 15 años poniendo en marcha numerosos proyectos para concienciar y educar a los más pequeños sobre la importancia de cuidar los océanos.

Torner es, concretamente, el director de Control de Gestión del Oceanogràfic, además de doctor en Ciencias Biológicas en el ámbito de la Oceonografía, así como un experto en los ecosistemas marinos. Desde el Oceanogràfic, Torner ayuda a que todos, niños y niñas incluidos, podamos conocer mucho mejor los océanos, poniendo en valor la biodiversidad marina.

«Los océanos representan el principal volumen para el desarrollo de la vida en nuestro planeta», nos explica el experto. Y recuerda: «Es la parte más importante de la biosfera».  Da igual lo lejos o cerca que vivas de la costa. Tal como él asegura, te estarás beneficiando del trabajo que hacen los océanos, que constituyen un sistema fundamental para asegurar la vida en nuestro planeta.

Los océanos representan un enorme pulmón y corazón que mantiene la vida en el planeta

Las algas son una de sus grandes armas secretas. «Gracias a un fenómeno conocido como fotosíntesis y que solo se da en los vegetales, se incorpora al aire más de la mitad del oxígeno que respiramos y, además, se captura un gas muy perjudicial para el planeta –el dióxido de carbono, también conocido como CO2– que estamos produciendo los humanos con nuestra actividad industrial», indica. «Este gas lo absorben estas algas para fabricar comida para el resto de animales».

Puede que las algas sean de muchos tamaños y que algunas sean microscópicas, pero todas ayudan a limpiar nuestra contaminación y mantener la vida marina. «Tienen superpoderes: eliminan un gas tóxico, fabrican alimento y producen oxígeno para permitir la vida en la totalidad del planeta», asegura Torner.

Además de ser el hogar de esas superpoderosas algas, los océanos también son muy importantes para mantener la temperatura de la Tierra. «Las aguas de los mares y océanos tienen la capacidad de absorber grandes cantidades del calor de nuestro planeta», nos dice Francisco Torner. «Los océanos representan un enorme pulmón y corazón que mantiene la vida en el planeta», asegura.

Salvar los océanos

Después de saber esto, puede que la próxima vez que vayamos a la playa o que nos acerquemos a algún lugar de la costa veamos  el mar con unos ojos completamente diferentes. Y que también nos preocupemos un poco más por su supervivencia y su buena salud, ya que al menos el 50% del oxígeno que respiramos sale de los océanos.

Las algas «tienen superpoderes» y ayudan, haciendo la fotosíntesis, a generar el aire que respiramos

Porque los océanos están en serio peligro. Según las cifras de la ONU, en las últimas décadas se ha destruido la mitad de los arrecifes de coral y se han reducido el 90% de las grandes especies marítimas. Necesitamos salvarlos y asegurar su supervivencia. ¿Por dónde empezar?

«La enorme cantidad de vida que hay en los mares y océanos se organiza en ecosistemas. Dentro de estos, los seres vivos establecen muchas relaciones entre ellos hasta alcanzar un equilibrio perfecto; es lo que se llama biodiversidad», explica Torner.

Mantener esa biodiversidad es crucial para asegurar la alimentación de los humanos, pero también para que el agua esté limpia o para que las playas tengan arena. A todos nos gusta disfrutar de los días de playa, pero para poder tumbarnos al sol en esa superficie dorada necesitamos unos océanos saludables. «Mucha arena viene de los restos de  las conchas de animales, que las van cambiando. Además, muchas algas y plantas submarinas que viven cerca de la costa impiden que la arena de las playas se escurra bajo las aguas y se la lleve el mar», apunta el oceanógrafo.

¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros y nosotras para ayudar a mantener la buena salud de los mares? Francisco Torner recuerda la importancia de evitar la contaminación del aire, la pesca excesiva o la destrucción de los hábitats marinos. También «debemos prescindir o reducir aquellas actividades que contaminan las aguas», apunta. Ahí se puede poner un granito de arena desde la escuela: una manera de contaminar menos es reducir el uso de plásticos y nunca abandonar los residuos en la naturaleza que pueden acabar llegando al mar como basura. Proteger nuestros océanos es una misión de todos que favorece a toda la vida del planeta.

Texto: Raquel C. Pico