Prepara tu salida

Contenido ambiental

  1. Concepto de cadena trófica versus red trófica

    Uno de los tipos de relaciones que se dan entre los seres vivos es a través de la alimentación, mediante las llamadas cadenas o redes tróficas.

    Las cadenas tróficas muestran una relación lineal entre seres vivos en los que el nivel inferior es el alimento del nivel superior. Son recursos útiles para iniciar a los estudiantes en estos contenidos, pero lo cierto es que simplifican un tanto la realidad:

    • En primer lugar, porque en muchas ocasiones muestran relaciones lineales unidireccionales y abiertas, en lugar de bucles cerrados de alimentación, que es lo que son en realidad, en los que la abundancia o escasez de uno de los niveles afecta directamente al siguiente o al inferior. Además, al mostrar relaciones lineales abiertas no se reflejan los cierres del ciclo de materia, donde la función de los organismos descomponedores es tan importante.
    • En segundo lugar, porque en la naturaleza las cadenas tróficas se encuentran entrelazadas entre sí formando un complejo entramado de relaciones, la red trófica, en el que cada elemento, relacionado mediante bucles de alimentación con el resto, se convierte en una pieza clave en el mantenimiento de ese ecosistema.
      De este modo, queda patente la importancia de cada elemento y la visión de sistema, ya que la eliminación de uno de sus componentes provoca alteraciones en el resto de elementos y en el sistema en su conjunto.
  2. Biodiversidad funcional. Importancia de la conservación de las relaciones entre los seres vivos

    La conservación de la biodiversidad es fundamental para el mantenimiento de la vida en el planeta, y ésta se concibe, no sólo a nivel de especie, sino también a nivel de población, de comunidad o ecosistema y a nivel funcional. Es decir, las especies desempeñan funciones distintas en la naturaleza, por lo tanto, es importante asegurar la conservación de todas ellas para garantizar que se cumplen todas las funciones. La pérdida de biodiversidad funcional puede tener consecuencias devastadoras sobre el ecosistema.

    En este sentido se comprende la biodiversidad funcional, por un lado, en cuanto a qué papel juegan las especies en las relaciones tróficas (son productoras, o por el contrario son consumidoras de distintos niveles, o son descomponedoras) de manera que las especies productoras representan la base de la cadena trófica para el resto de niveles y las especies consumidoras asumen el papel de control poblacional regulando los niveles inferiores. Y, por otro lado, también hace referencia a otro tipo de funciones que desarrollan en el ecosistema, como por ejemplo la polinización de determinadas especies vegetales, el control sobre otros depredadores por cuestiones de territorialidad, evitar la propagación de plagas, etc.

    En cuanto a los escarabajos, al conformar un grupo tan variado de especies, sus funciones también lo son.

    En cuanto al escarabajo pelotero, protagonista de la salida, cumple funciones importantes comentadas ya sobre la recogida de excrementos en la ficha completa. También existen otras especies (por ejemplo, Ips typographus) que cumplen una función fundamental ayudando en la descomposición de la madera (normalmente actúan sobre ejemplares ya muertos o debilitados, sólo cuando escasean estos recursos actúan sobre ejemplares sanos, en esos casos sí pueden causar problemas). Otras especies de zonas de costa (Erodius gorgy) se alimentan de todos los deshechos posibles, materia orgánica, que les llevan las mareas. Y por último destacar también a los “ayudantes” en la taxidermia, como los escarabajos de la familia Dermestidae, “que se utilizan a menudo en la taxidermia y preparación de especímenes científicos para limpiar los huesos de remanente de tejido blando. Las larvas del escarabajo se utilizan para limpiar cráneos porque hacen un buen trabajo de limpieza, y las larvas del escarabajo no crean las marcas de las herramientas de los taxidermistas. Otro beneficio es que, sin rastros de carne restante, y sin grasas emulsionadas en los huesos, el trofeo no desarrollará el olor desagradable a muerto. El uso de las larvas del escarabajo significa que todo el cartílago es retirado junto con la carne, dejando los huesos impecables [1].”

    Además, según la Teoría de Sistemas de la ecología, el ecosistema es mucho más que la suma de sus elementos, incluye además las relaciones que se dan entre ellos, por lo tanto, el hecho de eliminar uno de los elementos que cumplen una determinada función supondría no sólo la pérdida de esa función sino también la pérdida de esas relaciones desestabilizando el resto de elementos y el resto de relaciones, pudiendo afectar al equilibrio del ecosistema.

    [1] Extraído de http://www.escarabajopedia.com/escarabajos-como-recursos-beneficiosos/

  3. Explicación de la imagen del escarabajo con el paraguas y el resto de especies

    La imagen que se utiliza en la salida con el paraguas y el resto de organismo representa al escarabajo pelotero como especie paraguas y todas las especies que están protegidas bajo su paraguas. Es decir que la presencia del escarabajo, hace posible todas las relaciones de esas especies pertenecientes a la misma o diferente red trófica asegurando así su existencia y la sostenibilidad de los ecosistemas.

    Bajo el paraguas se han incluido especies que se ven favorecidas por las funciones específicas del escarabajo:

    • Función limpiadora del suelo: vaca, ganaderos.
    • Función fertilizadora del suelo y de mantenimiento de la humedad: plantas herbáceas, agricultores, lombriz, microorganismos.

    También se incluyen especies que juegan un papel importante en la relación trófica:

    • Depredadores de escarabajos/larvas (consumidores primarios): alcaudón común, ratón, musaraña, oso, topo, avispa, peces (comen larvas de escarabajo presentes en hojas, etc. que caen accidentalmente al medio acuático).
    • Depredadores de depredadores (consumidores secundarios): lechuza (del ratón), cernícalo vulgar (del topo), nutria (de los peces), sapo (de la avispa).

    El paraguas podría incluir a muchas otras especies si contempláramos la relación trófica y las funciones de cada uno de los organismos. Pero este ejemplo es suficiente para representar el papel importante que juega una sola especie en garantizar que se cumplen todas las funciones en uno o más ecosistemas. Este enfoque ayudará al alumnado en la pregunta del cierre de la actividad para concluir que todas las especies son importantes para el mantenimiento de la vida en el planeta y todas son elementos imprescindibles en el ecosistema.

  4. ¿Son las especies habitualmente protegidas las únicas importantes? Especies bandera/paraguas/clave

    La evaluación del estado de conservación de la biodiversidad es un reto que necesita de indicadores ecológicos concretos y válidos. Algunos de los indicadores utilizados son las denominadas especies paraguas, bandera o clave. A pesar de que estas herramientas son cuestionadas por su efectividad y la comunidad científica difiere en cuanto a la determinación de si una especie debe ser considerada paraguas o bandera o ambas, el objetivo de la salida no es establecer una clasificación estanca y rígida de las especies en estas 3 categorías, sino utilizar estas denominaciones como herramientas que ayudan en la protección de la biodiversidad. Independientemente de los ejemplos que acojan una bibliografía u otra su importancia radica en [1]:

    • Especies paraguas: son aquellas que requieren de grandes extensiones: de terreno para desarrollar sus funciones vitales y el mantenimiento de poblaciones mínimas viables, de modo que al proteger esas áreas también se preserva a las especies más pequeñas que las habitan, es decir que garantizar su protección puede implicar la protección de otras. Han sido ampliamente utilizadas para la selección y diseño de áreas protegidas.

    Algunos ejemplos son: Ñus para definir los límites del Parque Nacional del Serengueti en Tanzania o el jaguar para diseñar la reserva de Cocks-comb en Belice, el lince ibérico para proteger los bosques mediterráneos, por ejemplo, los corredores verdes creados para que los linces se desplacen de Doñana a Sierra Morena, sirven como corredores para todas las demás especies de su hábitat. Otros ejemplos son el oso pardo, algunas aves (el carpintero de espalda blanca) y grandes carnívoros Normalmente se ha considerado a mamíferos y aves mayores como especies paraguas, ya que sus hábitats suelen ser muy amplios, pero cada vez más se están proponiendo a los invertebrados. Hasta ahora no se han realizado investigaciones que hayan considerado al protagonista de esta salida, el escarabajo pelotero, como especie paraguas. No obstante, su amplia red trófica le relaciona con tal diversidad de especies que sirve de ejemplo para que el alumnado comprenda el concepto metafórico de la protección que ofrece a los organismos estando bajo su paraguas.

    • Especies bandera: son aquellas carismáticas que sirven como símbolo para atraer el apoyo de la administración, del público o de posibles donantes de fondos para desarrollar programas de conservación. Son especies llamativas que atraen la atención. Algunos ejemplos pueden ser: El tapir de montaña, la lechuza moteada, el panda gigante, el oryx, el puma, el águila imperial ibérica, etc.
    • Especies clave: se consideran aquellas cuya actividad genera un efecto sobre otras especies de la comunidad o sobre la estructura y función del ecosistema y además son sensibles a las perturbaciones ambientales. Por ejemplo: la estrella de mar, la avispa del higo, el escarabajo de corteza.

    La conclusión final a la que debe llegar el alumnado es que no hay especies “malas” o especies “buenas” ya que todas son importantes para el mantenimiento de la vida en el planeta y todas son elementos imprescindibles en el ecosistema. Por lo tanto, no sólo las especies protegidas son las únicas importantes: lo son todas.

    [1] Información adaptada del documento: Isasi-catalá. Emiliana. Los conceptos de especies indicadoras, paraguas, banderas y claves: su uso y abuso en ecología de la conservación. Interciencia, Jan 2011, VOL. 36 Nº 1.