Última hora ambiental

El cine que nos reconecta con el planeta

A través de la gran pantalla vivimos historias que nos abren los ojos a nuevas experiencias y emociones e, incluso, nos ayudan a entender el mundo que nos rodea. Con ese objetivo nació el Jackson Hole Wildlife Film Festival, con el que Naciones Unidas explora la relación de los humanos con el bosque. Pero no es el primero ni el último: repasamos los festivales e iniciativas que retratan en el séptimo arte nuestra simbiosis con los pulmones del planeta y que, seguro, sirven de inspiración para tus alumnos.

Con el objetivo de concienciar sobre los problemas para la salud y el medioambiente que acarrea la destrucción de los bosques, la ONU une fuerzas con la organización Jackson Wild para impulsar el Jackson Hole Wildlife Film Festival. Este certamen de cine, que se celebra anualmente en Wyoming (EE.UU.) desde 1991, busca mostrar a los espectadores la relación de los seres humanos con la naturaleza a través de los pulmones de la Tierra.

Los bosques cubren un tercio de la superficie terrestre y juegan un papel fundamental en la vida –y futuro– del planeta. Representan la principal fuente de alimentos, medicinas y combustible para más de 1.600 millones de personas en todo el mundo. Además de ayudar a responder al cambio climático y proteger los suelos y el agua, desde un punto de vista biológico, las masas forestales son los ecosistemas terrestres más diversos: albergan más de las tres cuartas partes de la biodiversidad terrestre mundial. Y, sin embargo, según Global Forest Watch, tan solo en 2019 perdimos el equivalente a un campo de fútbol de selva tropical primaria cada 6 segundos.

 

Las masas forestales albergan más de las tres cuartas partes de la biodiversidad terrestre mundial

Para la ONU, el Jackson Wild es fundamental para la concienciación sobre esa particular relación que nuestra especie tiene con los bosques, pero está muy lejos de ser el único festival de ese tipo. El cine y la ficción audiovisual son la principal manera en que la humanidad se cuenta historias en la actualidad, y sobre la que construimos nuestros relatos compartidos. El séptimo arte es una herramienta divulgativa y educativa sin igual, y decenas de instituciones en todo el mundo –también en España– lo saben.

Desde 2015, en Madrid existe la asociación Another Way, que nació con el fin de informar, educar y sensibilizar a través de la cultura, en particular del cine, sobre los retos medioambientales a los que nos enfrentamos. Su objetivo, según declaran, es «expandir tanto el conocimiento como la práctica de una vida en coherencia con los recursos de nuestro planeta. Impulsando así un mensaje positivo de cambio real y posible». Entre otras cosas, realizan ciclos de cine mensuales y producen el Another Way Film Festival, un certamen sobre progreso sostenible de referencia que se celebra anualmente desde 2018.

Solo en 2019 perdimos el equivalente a un campo de fútbol de selva tropical primaria cada 6 segundos

También en Madrid, desde 2003 y hasta 2015, se dio cita el Festival Internacional de Cine y Televisión sobre Vida y Ecología Urbana o Urban TV. Un encuentro que nació del trabajo conjunto de La Casa Encendida y la productora Avatar Wildlife. Dirigido por el naturalista Luis Miguel Domínguez y el periodista ambiental Bienvenido León, hasta su última edición fue el único festival audiovisual del mundo centrado en la vida y la ecología de las ciudades. En su canal de YouTube todavía se puede ver gran parte de su material.

Más veterano es el Festival Internacional de Cine del Medio Ambiente (SUNCINE), que nació hace 23 años en Barcelona y es uno de los pioneros a nivel mundial. Tiene lugar entre la capital catalana y la Ciudad de México, y su canal de YouTube ofrece también un archivo de ediciones anteriores. Además, este festival ofrece recursos pedagógicos de educación ambiental de manera gratuita para las escuelas: en El aula en casa podemos encontrar actividades e información para acercar a nuestros alumnos al cine más ecológico.

El Jackson Hole Wildlife Film Festival muestra la relación de los seres humanos con la naturaleza a través de los pulmones de la Tierra

Aún en nuestro país, podemos hablar del EcoZine Film Festival, que se celebra desde hace más de una década en Zaragoza. Sus organizadores, la Asociación Cultural Ecozine y el Ayuntamiento de Zaragoza, reciben anualmente casi tres mil propuestas y han celebrado ediciones homenaje a activistas medioambientales como Berta Cáceres. En su página web podemos acceder a algunas de las obras que han exhibido.

Más allá de los festivales, hay organizaciones desde las que se realiza una labor más centrada en la educación y los colegios. Como ejemplo está Backpack Cine, una plataforma que, través de su portal de cine educativo, ofrece materiales audiovisuales adaptados a los diferentes niveles educativos de primaria y secundaria con el objetivo de desarrollar un pensamiento crítico y de valores a través de temas como la tolerancia, el respeto, la diversidad o el cuidado del medioambiente.

El cine es una herramienta para desarrollar el pensamiento crítico y los valores

El cine es, sin duda, una gran herramienta educativa y un recurso para el aula muy atractiva y motivante. A través de las historias, niños y adultos conectamos mejor con la información que se nos brinda. El arte audiovisual nos ayuda a comprender mejor nuestro entorno, así que por qué no aprovecharlo para que los más pequeños conozcan nuestro planeta y los retos medioambientales del futuro inmediato.

 

Texto: Jose A. Cano

Para trabajar la importancia de los bosques y desarrollar una actitud crítica ante los efectos de la contaminación atmosférica sobre la salud humana y la salud del planeta en el alumnado de 4º de Educación Primaria os sugerimos realizar la sesión ¿Pulmón gris o verde? En ella comparamos el sistema respiratorio del ser humano con los bosques, entendiéndolos como pulmones del planeta.