Última hora ambiental

Proteger vidas protegiendo el clima

Proteger vidas protegiendo el clima

El cambio climático supone un problema para salud del planeta y, por ende, para la salud pública. El estudio publicado recientemente por la revista científica The Lancet indica que cumplir los objetivos climáticos marcados en el Acuerdo de París salvarían 10 millones de vidas al año. Más verduras, más ejercicio físico y menos coches. Te dejamos las claves para trabajarlo con tus alumnos.

El pasado diciembre, el Acuerdo de París cumplía cinco años, mientras nos movemos sin prisa, pero sin pausa para conseguir las metas pactadas. Porque aún queda mucho camino por recorrer hasta 2030, y hay que hacerlo conjuntamente. Porque no solo supondrá un respiro para la salud del planeta, sino que mejorará la humana más de lo que nos imaginamos. Y así lo demuestra un estudio publicado a principios de febrero en la revista científica The Lancet, que asegura que «las medidas que se lleven a cabo para mantener la temperatura global por debajo de los 2 grados tienen beneficios sustanciales para la salud humana».

Vivir en un planeta en el que los Estados firmantes del Acuerdo de París hayan alcanzado las emisiones cero en 2050 es el objetivo de todos y, también, el punto de partida de los investigadores del estudio, que analizan los datos de los nueve países que más emisiones generan –Brasil, China, Alemania, India, Indonesia, Nigeria, Sudáfrica, Reino Unido y Estados Unidos–. Esta investigación no solo nos explica cuántas vidas se podrían salvar cambiando nuestros hábitos, sino que nos da las herramientas necesarias para llevar a cabo esa transformación en clave verde.

Una dieta flexitariana

Los investigadores creen que el mundo tiene mayor margen de acción –tanto a nivel comunitario como individual– en el ámbito de la alimentación. Y es que se calcula que en 2017 –último año del que la FAO tiene datos completos– el 20% de los 51.000 millones de toneladas de CO2 emitidos a nivel mundial correspondían a actividades agrícolas y ganaderas humanas.

La propuesta del equipo de investigadores –que, reconocen, es solo una de muchas– consiste en reducir las emisiones a la vez que mejoramos nuestra dieta, aumentando el consumo de frutas y verduras de temporada –y, a ser posible, de proximidad– y reduciendo el de carne roja y productos procesados y ultraprocesados. Apostaríamos, de esta manera, por las denominadas dietas flexiterianas, en las que la proteína animal se consume de forma ocasional y se potencia la ingesta de hortalizas, legumbres y frutas. Así no solo se reducirían el consumo de energía destinado a la producción, sino que también se favorecerían dietas más nutritivas y respetuosas con el medioambiente. Algo tan sencillo como modificar nuestra alimentación podría prevenir hasta 6,4 millones de muertes prematuras en dos décadas.

Algo tan sencillo como modificar nuestra alimentación podría prevenir hasta 6,4 millones de muertes prematuras en dos décadas

La descarbonización

En 2019, alrededor del 90% de la población mundial estuvo expuesta a concentraciones medias anuales de agentes contaminantes del aire por encima de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) –que se sitúan en los 10 μg/m³–. Y en la comunidad científica hay consenso: la reducida calidad del aire tiene relación directa con el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, respiratorias o cáncer. El estudio que nos atañe es muy claro al respecto: para cumplir la meta de mantener las temperaturas por debajo de los 2 grados, es necesario reducir la contaminación, culpable de la muerte de 7 millones de personas cada año según la OMS.

Para ello, es esencial llevar a cabo una transición hacia energías más sostenibles: dos tercios de las emisiones globales están directamente relacionadas con el sector energético tradicional. Las medidas llevadas a cabo para realizar esta descarbonización del planeta harán que las partículas contaminantes relacionadas con los combustibles fósiles caigan, para 2040, un 73% de media, lo que evitaría 1,6 millones de muertes. Además, fomentar la movilidad a pie o en bici aportaría mayores beneficios para el medioambiente ­–reduciría el número de vehículos en ciudad– y la salud. Dejar el coche en casa para ir al trabajo, a la escuela o a hacer la compra prevendría 2,1 millones de muertes extra.

La descarbonización del planeta hará que las partículas contaminantes relacionadas con los combustibles fósiles caigan un 73% en 2040

Cada vez son más las personas, empresas y Estados que entiende que, como ha reiterado en más de una ocasión María Neira, directora del Departamento Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, «el Acuerdo de París es un pacto por la salud pública».  El cambio climático es un problema, pero tiene solución: la acción. Si todos tomamos medidas para modificar nuestros hábitos y exigimos que se tomen medidas más sostenibles, seremos capaces de dibujar el mundo con el que el estudio publicado en The Lancet teoriza.

Herramientas para trabajar la emergencia climática en tu aula

Pero ¿cómo explicarle algo tan complejo como el cambio climático a nuestros alumnos? La meteoróloga Mercedes Martín ya nos dio algunas claves sobre cómo hablar en clase sobre emergencia climática, contaminación y salud para que los más pequeños sean capaces de visualizar algo que no siempre se ve a simple vista. Pero también existen herramientas pedagógicas que nos ayudan a hacer un poco más fácil esa labor. Por ejemplo, el gráfico del climatólogo Ed Hawkins hace un repaso visual y a todo color de las variaciones de la temperatura planetaria en los últimos milenios.

 

El cambio climático es un problema, pero tiene solución: la acción

El físico e investigador Antti Lipponen también ha creado un gráfico animado en el que recoge el aumento de temperaturas desde el año 1900 hasta el 2016. Una manera muy visual de entender lo que está ocurriendo en el planeta.

En la página web del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), además, también podemos encontrar recursos didácticos para hablar sobre todos los aspectos que conciernen a la emergencia climática con nuestros alumnos. El MITECO pone a la disposición de familias y maestros diferentes vídeos, actividades y proyectos, divididos por edades, para acercar la realidad del planeta a las aulas. Porque, a fin de cuentas, luchar contra el cambio climático conlleva mantener las temperaturas terrestres y la contaminación a raya. Solo así podremos salvar millones de vidas cada año.

 

Desde Naturaliza os proponemos trabajar medioambiente y salud en la sesión de matemáticas de 3º de primaria  Midiendo el bienestar. Mediante la resolución de problemas matemáticos, se profundiza en la relación entre bienestar humano y los servicios de los ecosistemas y la necesidad de cuidarlos y preservarlos. Analizaremos qué acciones podemos desarrollar para restablecer el equilibrio y la salud de los ecosistemas para recuperar el bienestar de la comunidad.