Última hora ambiental

Mock COP, la Cumbre Climática online creada y liderada por los jóvenes

Jóvenes de entre 11 y 30 años de todo el mundo han decidido llenar el vacío que ha dejado la COP26 que debería haberse celebrado en Glasgow este año. Con su simulacro de cumbre del clima demuestran a los líderes mundiales que la lucha contra las emergencias climática y sanitaria van de la mano.

«Debido a los efectos mundiales provocados por el coronavirus no es posible celebrar una COP26 ambiciosa e inclusiva en noviembre de 2020». La secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, Patricia Espinosa, fue la encargada de anunciar vía Twitter que la COP26 no tendría lugar en 2020 y, por tanto, que haría historia mucho antes: es la primera cumbre del clima de la historia aplazada.

Pero esta decisión no acababa de convencer a una gran parte de los jóvenes activistas que han hecho de la lucha contra el cambio climático su prioridad. Lejos de dejar que el descontento y la indignación cayeran en saco roto, más de 200 activistas de entre 11 y 30 años organizaron la Mock COP (algo así como «simulacro de COP26» en español) para suplir a la que la ONU debería haber celebrado.

«Sabemos que hay una pandemia, pero si nosotros, un grupo de personas menores de 30 años, nos damos cuenta de que podemos hacerlo perfectamente online sin ningún problema, ellos [refiriéndose a los líderes mundiales] también pueden. Si quisieran, habrían organizado algo» explica a  The Guardian Lavinia Iovino, activista climática de 14 años y parte de la organización de la Mock COP. Las palabras de Iovino resumen el espíritu de esta conferencia 100% digital celebrada durante las dos últimas semanas de noviembre con el objetivo de «enseñarle al mundo lo que pasaría si los jóvenes fueran los que tomaran las decisiones».

La Mock COP26 pide que se facilite a los niños en edad escolar una enseñanza integral y actualizada sobre la emergencia climática

Una de las grandes diferencias respecto al resto de las cumbres climáticas es la decisión de otorgarle un mayor protagonismo a los países del sur y a las poblaciones indígenas. Durante la COP25, «los líderes sólo negociaron sobre la economía de los países del norte y no hablaron de las necesidades de adaptación del sur», asegura también a The Guardian Sofía Hernández Salazar, delegada costarricense en la Mock COP. Para lograr que estos países tengan un mayor peso en las decisiones finales han contado con cinco delegados –el 72% del total– mientras que los países occidentales del norte solo con tres. Además, los organizadores también han apostado por dar protagonismo a las mujeres y al resto de géneros: «El 63% de los delegados y el 73% de los estudiantes han sido mujeres o personas no binarias», aseguran.

Otra de las características de la conferencia ha sido la voluntad de hacer las charlas lo más accesibles posible. Los eventos han durado únicamente entre 3 y 4 horas al día para poder compatibilizarlo con otros compromisos –como el instituto–. Además, se han celebrado grupos regionales para ayudar a contrarrestar las diferencias horarias y los expertos han estado disponibles para responder preguntas a lo largo de la conferencia.

Los jóvenes otorgan un mayor protagonismo a los países del sur y a las poblaciones indígenas

Enseñanza sobre la emergencia climática y la crisis ecológica

Han sido dos semanas de debate y reflexión en torno a cinco temas clave: la justicia climática, la educación, la salud –incluida la mental–, los empleos verdes y los objetivos de reducción de carbono. Tras ellas, el 1 de diciembre, los organizadores dieron a conocer, en sus propias palabras, una «poderosa pero realista declaración que servirá para aumentar la ambición de cara a la COP26 de noviembre de 2021». Este documento en forma de manifiesto de la Mock COP se a los Gobiernos y los líderes mundiales que se reunirán dentro de un año que, además de cumplir con los compromisos que asumieron al firmar el Acuerdo de París, integren sus peticiones sobre educación climática, justicia climática, medios de vida resilientes al clima, salud física y mental, y protección de la biodiversidad, además de las contribuciones específicas nacionales.

El 63% de los delegados y el 73% de los estudiantes han sido mujeres o personas no binarias

Poner la educación ambiental en el centro de los debates y de las políticas como herramienta de empoderamiento de los más jóvenes de cara al futuro es una de las peticiones más fundamentales para los organizadores de la Mock COP. Pero no se quedan solo en palabras vacías: piden que sea un requisito básico que todos los países faciliten a los niños en edad de escolarización una «enseñanza integral y actualizada sobre la emergencia climática y la crisis ecológica». Además, especifican que «dicha enseñanza deberá adaptarse para ser específica de la región y la edad, y para dar a todos los jóvenes la información que necesitan para que puedan comprender el alcance, la naturaleza y las causas estructurales de la crisis, las medidas que deben tomarse para abordarla, reducir y mitigar y adaptarse a sus consecuencias».

«Pedimos que se tomen medidas dramáticas y urgentes para detener las amenazas que enfrentamos con respecto a la emergencia climática»

En los últimos meses, los Gobiernos han implementado medidas unilaterales y multilaterales extremas para mitigar la amenaza del coronavirus. Como se ha visto este año, la capacidad existe, solo falta la voluntad. Por eso, los jóvenes de la Mock COP les dice, alto y claro, a los líderes mundiales lo que toca hacer: «Ahora, nosotros, pedimos que se tomen medidas igualmente dramáticas y urgentes para detener las amenazas que enfrentamos con respecto a la emergencia climática y la crisis ecológica». ¿Podríamos llegar al mismo compromiso para salvar la vida en el planeta?

 

Texto: Alejandra Espino