Última hora ambiental

Niñas que marcan historia en la defensa del medioambiente

Severn Cullis-Suzuki, Greta Thunberg, Autumn Peltier, Xiye Bastida y Ayakha Melithafa han sido (y son) figuras transformadoras en sus localidades. Estos son los grandes desafíos y barreras que encuentran en su camino para proteger al medioambiente.

¿Recuerdas qué pasó el 11 de octubre de 1995? Se cumplían 50 años desde la creación de Naciones Unidas y la organización decidió entonces dar un paso más en su lucha por los derechos humanos redactando la Declaración de Beijing, un documento de gran importancia para las niñas y mujeres del mundo. El objetivo: promover la igualdad, la paz y el desarrollo para todas ellas en interés de la humanidad.

Las mujeres han sido y son clave en el desarrollo de las sociedades. Son ellas quienes aguantan el peso de los hogares y suponen una importante fuerza de trabajo, especialmente en los países en vías de desarrollo. Hoy en día, ellas son también las más afectadas por el cambio climático y sus repercusiones acrecientan las desigualdades de género. En una transición energética justa, inclusiva e igualitaria, los roles femeninos son indispensables. Por eso, reconocer su condición de igualdad, impulsar sus derechos y potenciar su rol activo en la sociedad es vital para garantizar su independencia económica y su libertad de toma de decisiones para que puedan alcanzar su plena participación en el mundo y acceder a puestos de poder.

Por este motivo, empoderar a las niñas desde una temprana edad es determinante para alcanzar los objetivos señalados en Beijing. Como dijo António Guterres, secretario general de Naciones Unidas:

«Las niñas pueden ser poderosas agentes de cambio»

En esta era en la que el calentamiento global es uno de los mayores desafíos a los que nos enfrentamos, figuras como Greta Thunberg, Severn Cullis-Suzuki o Xiye Bastida no solo suponen un resorte en la lucha climática, sino todo un ejemplo y motivación para tantas mujeres en todo el mundo. Por eso, hagamos un repaso de cinco de los nombres de jóvenes que han abanderado la protección del medioambiente en las últimas décadas y que pueden convertirse en modelos a seguir por nuestros alumnos.

Las mujeres han sido y son clave en el desarrollo de las sociedades.

Severn Cullis-Suzuki

La lucha climática liderada por estudiantes no es algo reciente de los últimos años: era 1992 y estábamos en Río de Janeiro. Se celebraba la primera Cumbre de la Tierra de Naciones Unidas y una joven Severn Cullis-Suzuki puso sobre la mesa el que sería el mayor desafío de su generación y de las que la siguen. Con tan solo 12 años dejó atónito al mundo con un discurso de 6 minutos ante los delegados de Gobierno, jefes de corporaciones y organizaciones más relevantes del mundo:

«No saben cómo reparar los agujeros de nuestra capa de ozono, ni devolver el salmón a las corrientes muertas, ni resucitar a un animal extinguido, ni devolvernos los bosques que existían en zonas ahora desiertas. Si no saben cómo arreglar estos problemas, por favor dejen de destruirlo todo».

La sala se levantó en una gran ovación y Al Gore reconoció que fue el mejor discurso de la cumbre. 20 años después, sigue luchando por la protección y cuidado del medioambiente y alzándose como un ejemplo a seguir.

Greta Thunberg

Greta Thunberg no necesita presentación, ya que, posiblemente, sea la más mediática en los últimos meses. Empezó a ganar relevancia en la lucha climática en 2018 al sentarse cada viernes en la puerta del parlamento sueco para protestar contra las escasas medidas que el Gobierno de su país llevaba a cabo para la protección del medioambiente. Miles de jóvenes acompañaron su lucha poniendo en marcha el movimiento Fridays for Future. Y podríamos decir que lo demás es historia: a sus 17 años, Thunberg ya tiene a sus espaldas movilizaciones estudiantiles multitudinarias, discursos que no dejan a nadie indiferente, masivas manifestaciones que el año pasado robaron el protagonismo a la COP25 o ataques directos de negacionistas y algunos mandatarios internacionales.

Severn Cullis-Suzuki: «Si no saben cómo arreglar estos problemas, por favor dejen de destruirlo todo»

Xiye Bastida

Como Thunberg, Xiye Bastida organizó en marzo de 2019 una manifestación en su colegio de Manhattan a la que se unieron más de 600 estudiantes. Hacían así un llamamiento sobre la urgencia de ponernos a trabajar juntos –legisladores, organizaciones y ciudadanía– para preservar nuestro entorno. Hoy, lidera la misma campaña que iniciara su colega sueca, pero por motivos que le tocan muy de cerca: hace 7 años dejó su ciudad San Pedro Tultepec en México debido a unas devastadoras inundaciones y se instaló con su familia en Nueva York, donde no tardó en darse cuenta de que la gran manzana sufre también las consecuencias del cambio climático y que, lo que afecta a unos, termina afectando a todos.

Ayakha Melithafa y Autumn Peltier

Recientemente, también se han unido al movimiento juvenil de lucha climática otras dos voces jóvenes que han decidido alzar la voz en defensa de nuestro planeta: Ayakha Melithafa desde Sudáfrica y Autumn Peltier desde Canadá. Melithafa fue una de las 16 menores que, en septiembre del año pasado, junto a Thunberg, presentaron una queja ante el Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas por «haber fracasado a la hora de enfrentarse a la crisis climática». Por su parte, Peltier, a sus 15 años, lleva alzando su voz en defensa del acceso a agua de las comunidades indígenas de su país y del planeta entero desde los 8 años. Como reconoce, la primera vez que se movilizó fue cuando tuvo la edad suficiente para leer un cartel que advertía a una comunidad indígena la necesidad de hervir el agua antes de su consumo. Y desde entonces no ha parado, e incluso ha representado a los indígenas canadienses en varias asambleas de la ONU.

En su incansable lucha climática, el mayor reto al que se enfrenta este elenco de adolescentes femeninas es la dificultad para llegar a las agendas de los mandatarios y a los despachos de los legisladores donde se deciden y elaboran las políticas de protección medioambiental. Pero no cesan y saben que su labor es un arma poderosa con la que hacerse oír y recordar tanto a la sociedad internacional como a los dirigentes mundiales que el tiempo apremia y que es necesario desarrollar políticas que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero y aceleren la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Ellas son cinco de las personas que dan voz (y ponen cara) a los millones de niñas que a diario luchan, con pequeñas o grandes acciones, para conseguir que su planeta sane.

Texto: Carmen Gómez-Cotta

 

 

 

Texto: Carmen Gómez-Cotta