Última hora ambiental

Estudiantes contra el cambio climático: un ejemplo de movimiento en defensa del futuro

El cambio climático es una de las mayores preocupaciones de la población hoy en día. No sólo políticos y organizaciones están impulsando medidas para que las condiciones climáticas del futuro sean sostenibles, sino que en los últimos meses está cobrando mucha importancia las movilizaciones estudiantiles en todos los países.

¿De dónde han surgido estos movimientos estudiantiles?

Desde hace meses, en las principales ciudades europeas se está repitiendo una imagen curiosa: concentraciones de estudiantes delante de las sedes de los representantes de sus gobiernos. Son concentraciones pacíficas donde piden a sus gobiernos que implementen medidas contra el cambio climático.

El origen de este movimiento se debe a Greta Thunberg (se la puede seguir en su cuenta de Twitter @GretaThunberg), de origen sueco. Con 16 años, esta joven decidió en el mes de agosto de 2018 protestar cada viernes delante del Parlamento de Suecia como medida para pedir a su gobierno medidas concretas para luchar contra el cambio climático.

Lo que comenzó siendo una protesta individual se ha convertido en un movimiento multitudinario en todo el mundo, con más de 70.000 alumnos de todo el mundo que participan en huelgas semanales. Este movimiento se ha denominado School strike for climate o Fridays for Future, la huelga escolar por el clima.

Greta fue la primera en impulsar esta huelga, pero no es la única. En Bélgica las impulsoras de este movimiento son Kyra Gantois (19 años) y Anuna de Wever (17 años), que junto con otros compañeros grabaron un vídeo que compartieron a través de las redes sociales, llamando a más jóvenes a participar en la huelga. En la primera protesta participaron 3.000 estudiantes, en enero de 2019 acudieron a la huelga 35.000 estudiantes.

Países donde se están llevando a cabo estas movilizaciones.

No sólo en Suecia y Bélgica se están produciendo estos movimientos, sino que las movilizaciones se repiten todos los jueves o viernes en países como Reino Unido, Holanda, Francia, Alemania, Suiza, Australia o Canadá. En la mayor parte de los países europeos, más de la mitad de los jóvenes de entre 18 y 34 años consideran que la actividad humana es la principal causa del cambio climático.

En la primera protesta participaron 3.000 estudiantes, en enero de 2019 acudieron a la huelga 35.000 estudiantes

Sin embargo, en España no se puede hablar de una alta movilización de los estudiantes y este movimiento está penetrando más lentamente que en otros países europeos. Pero por supuesto que a los jóvenes españoles también les preocupa su futuro y el planeta donde van a vivir. Destaca un grupo de estudiantes de Biología y Ciencias Ambientales de la Universidad de Girona, que ya ha comenzado sus movilizaciones y concentraciones similares a las que ha liderado Greta.

¿Qué reclaman los estudiantes?

La mayoría de los jóvenes que están secundando estas manifestaciones son menores de edad, que aún no pueden votar, así que manifestarse es su manera de hacerse oír y de mostrar sus ideas y sus preocupaciones.

¿Y cuál es su mayor preocupación? Tener un futuro donde puedan vivir, lo que implica luchar urgentemente contra el cambio climático para que sigan existiendo recursos suficientes para todos.

Los estudiantes consideran que los políticos no están haciendo lo suficiente contra el cambio climático y exigen que sean más responsables. De hecho, como la propia Kyra Gantois comenta, las movilizaciones o manifestaciones de un sólo día no han servido para que los gobiernos tomen medidas más responsables.

Las demandas de estos jóvenes también ponen el foco en que los gobiernos no antepongan sus intereses económicos a la protección del medioambiente. Uno de las frases que más utilizan estos jóvenes es “cambiemos el sistema, no el clima”.

De una huelga a un ejemplo para la sociedad

Las movilizaciones constantes de estos jóvenes se han convertido en un ejemplo para el mundo entero. Semana tras semana se están uniendo a estas manifestaciones no sólo jóvenes de otras ciudades, sino también universitarios, padres y adultos.
Los periódicos de todos los países incluyen estas movilizaciones entre sus noticias, agradeciendo el compromiso y la movilización de estos jóvenes en su lucha por un futuro mejor.

Todos los informes científicos apuntan a que si no se toman medidas urgentes contra el cambio climático y se frena el aumento de temperatura global, las consecuencias a corto plazo serán catastróficas e irreversibles, tal y como quedó constatado en la COP 24 celebrada en Polonia.
A pesar de que el cambio climático es algo que afecta a toda la población, están siendo los jóvenes los que están impulsando los movimientos más fuertes para pedir a los gobiernos que actúen ya para intentar no llegar a estas consecuencias tan desastrosas para el planeta. Por ejemplo, según un estudio realizado por la Universidad de Gante (Bélgica), mientras que el cambio climático ocupa el séptimo lugar entre los ciudadanos belgas mayores de 50 años, es la primera preocupación para los jóvenes belgas de entre 18 y 25 años.

Los jóvenes se han dado cuenta de que ellos mismos sufrirán las mayores consecuencias del cambio climático en 10 años, por lo que están dando un ejemplo a la sociedad de iniciativa y compromiso, y no conformándose con que otros tomen decisiones que afectarán a su futuro.

A través de las redes sociales estos jóvenes organizan su movimiento, y Facebook, Twitter e Instagram se han convertido en el canal donde comparten sus preocupaciones y llaman a más jóvenes a unirse a estas reivindicaciones. En los hashtag como #climatestrike #fridaysforfuture #schoolstrike4climate se puede seguir este movimiento.

El 15 de marzo está convocada una gran movilización de estudiantes

Instituciones, organismos, youtubers y famosos de distintos ámbitos están mostrando públicamente su apoyo a estos jóvenes, compartiendo su mensaje en las redes y uniéndose a sus reinvidicaciones. Así, Greenpeace están acompañando a los jóvenes en sus concentraciones en varias ciudades.

Por su parte, actores famosos como Leonardo DiCaprio, Simon Baker, la periodista y escritora Naomi Klein (que escribe sobre los peligros del mundo de hoy sobre el clima), el autor, educador y ecologista Bill McKibben (Fundador de 350.org, organización impulsora de un movimiento contra el cambio climático), el editor de medio ambiente Damian Carrington (editor de The Guardian) asociaciones y organizaciones como la ONU y WWW y políticos como Hillary Clinton están apoyando este movimiento.

¿Cuál es el siguiente paso? El 15 de marzo está convocada una gran movilización de estudiantes a nivel internacional, donde se exigirá a los gobiernos de todos los países que pongan en marcha medidas efectivas en la lucha contra el cambio climático.

Los jóvenes  están dando un ejemplo a la sociedad de iniciativa y compromiso